lunes, 2 de junio de 2014

#Simpsonsmonday - Yo voté a Kodos

Camiseta de moda...
Citizen Kang (Temporada 8, Episodio 154) es seguramente uno de los sketch más veraces de Halloween. Kang y Kodos raptan y suplantan a Dole y Clinton respectivamente, presentándose a las elecciones para dominar el mundo. Homer les descubre, pero a pesar de todo Kang gana y acaban esclavizados. 
Los Estados Unidos de América son uno de los países donde el bipartidismo es más patente ("Go ahead, through away your vote" contestaba Kang a la propuesta de votar al tercer partido). Hace una semana de las elecciones europeas, y aún de resaca electoral toca hacer la reflexión.
Cinco millones de personas dejaron de votar al PPSOE, lo cual ha sido un batacazo importante. Si las anteriores elecciones fueron IU y UPyD quienes parecían estar copando el voto del descontento, los últimos cuatro meses un nuevo partido ha irrumpido con fuerza; Podemos. Mientras en media Europa la ultraderecha doblaba votos, aquí la derecha perdía y la izquierda crecía (parecen cada vez más claros el movimiento pendular y la radicalización ante la crisis). Lo cierto es que si este escenario se repitiese en unas elecciones generales, sería muy complejo gobernar España. ¿Quién ocuparía la presidencia? El PP por tener más votos tendría que intentarlo. El PSOE estaría en la obligación de plantear una alternativa. IU y Podemos tendrían la llave de la izquierda... o no. Porque la llave real estaría en una UPyD alineada con el PP y el tradicional voto nacionalista que siempre ha sido tan importante en las minorías parlamentarias. ¿Sería capaz la izquierda de sumar votos? Después de los ataques a Podemos desde muchos sectores del PSOE parece difícil. ¿Llegaremos a este escenario en las autonómicas y municipales del año que viene? ¿Y en las generales?
A mi, personalmente, no me gusta Podemos. Se ha servido de las tertulias de Pablo Iglesias y el descontento generalizado para llegar al Parlamento Europeo con un programa naíf. Si esto lo leyera alguien, las hordas del nuevo partido (que por algo ha superado el millón de votantes) me dirían que estoy loco, que el programa está lleno de contenido y de ideas... Para mí es como los 10 mandamientos, todo se reduce a dos. Vamos a luchar contra la corrupción y a hacer todo lo que queréis que hagamos. ¿Pero qué queremos que hagan? Y, sobre todo... ¿cómo lo van a hacer? He visto demasiados procesos asamblearios como para desconfiar. El 15M tuvo que purgar durante meses hasta que se alcanzaron los primeros acuerdos concretos. Afirmar lo obvio no es llegar a un acuerdo. De Equo me desentendí después de leer los interminables debates de la plataforma y ver a Inés Sabanés tirar una colilla al suelo delante mío. Ahora viene lo difícil. Convertir en políticas concretas el ideario progresista de un partido surgido de las bases. El partido ya está cuestionando las ideas de su eurodiputado científico... me parece peligroso, porque entonces no tendremos a políticos haciendo lo que creen, sino a marionetas de una asamblea que cambiará de parecer según cambie la gente que acuda a ella.
Podemos es una victoria de la democracia. Es una demostración de fuerza de un pueblo enfadado con sus políticos, pero cuidado, porque os convertís en casta, o no seréis alternativa.

Epilogo: Demagogia y sueldos.
Uno de los caballos de batalla del partido ha sido el de los privilegios de la casta. Sobre esto se han escrito toneladas de literatura al respecto. ¿Cuánto deben cobrar los políticos? Si queremos a los mejores, deberemos tratarles bien. Me pongo en situación:
YO, presidente del gobierno de nuestro querido país durante 8 años, con un sueldo apañado de 1.500 euros. Total, no tengo que pagar casa. Termino mis dos exitosos mandatos (porque no me cabe duda que lo haría bien jejeje) y me dispongo a retirarme de la política. No tengo pensión. Me han cerrado la puerta giratoria. No tengo la suerte de haber aprobado unas oposiciones a nada. ¿Qué hago con mi vida? Como he llevado una vida frugal, pude ahorrar unos cien mil euros durante mi presidencia. ¿Sentará bien que vuelva a la actividad con mi empresa? ¿Podré trabajar con otra empresa? ¿Y para el Estado? ¿Me estudio unas oposiciones? Joder... qué pena no ser Pablo Iglesias y tener mi puesto esperando en la universidad. Tendré que seguir en política, si es que me dejan, de eurodiputado o algo. O intentar pasar otros ocho años de alcalde en algún sitio. ¿Podrá cuidar de mi el partido?
Si hacer política te inhabilita para la carrera profesional, ningún profesional querrá hacer política. No tenemos que prohibir, tenemos que regular el cómo y el cuándo. Porque lo que le interesa a las grandes empresas no es premiar a alguien que les ha dado trabajo, de eso ya les sobra, os lo aseguro, sino tener a una persona con la agenda de un presidente. La puerta giratoria sólo existe para los inútiles. Echemos a los inútiles de la política y atraigamos a aquellos que merecen la pena. Siempre cuento uno de los momentos de más vergüenza que he pasado en los últimos años, al conocer a los portavoces del PSOE en la Asamblea de Madrid. Dos paletos. Así sin más. ¿Queréis políticos de calidad? Participad de la política. Tomad los partidos. Implicaos. Pero no me digáis que un político gana mucho y tiene privilegios... eso, en mi pueblo, es demagogia barata.
Por cierto, yo voté a Falciani.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada